Blog

Cuando mi zona de confort se transforma en zona de acostumbramiento

Cuando mi zona de confort se transforma en zona de acostumbramiento

La libertad emocional es el resultado de liberar creencias, soltar ataduras mentales, llenar nuestros vacíos afectivos, dejar de necesitar la aprobación de los demás, explorar nuestros miedos y nuestro vertedero emocional, para así volar y llegar ser el ser humano que mereces ser

Seguramente estas familiarizado con lo se conoce como zona de confort. También seguramente compartirás conmigo que la mayor parte de las veces esos espacios de “confort” son verdaderos refugios emocionales que, no siendo tan confortables, nos mantienen a salvo de un mundo hostil, personas traicioneras pero fundamentalmente, de un futuro incierto.

Todo esto no es mas que la manifestación mas poderosa del miedo que habita en cada uno de nosotros. Miedo a no sufrir, miedo a la pobreza, miedo a la perdida, miedo a lo que pueda pasar y finalmente, miedo a la muerte.

Durante toda mi trayectoria de Coach en diferentes escenarios, grupos, culturas, etc., he descubierto que este miedo, la mayor parte de las veces inconsciente, es el que nos mantiene literalmente presos de cualquier atisbo de emprendimiento, cambio o mejora. Literalmente nos refugiamos en esos espacios emocionales que nos protege de un entorno voraz, del desprestigio frente al fracaso, de la perdida de reconocimiento de aquellos que son nuestros referentes pues, si me dejan de admirar por “ser especial” muero afectivamente.

Como enseñar a otros a salir de esos espacios de prisión mental y emocional ha sido mi trabajo por mas de 20 años aunque, debo ser honesto, no siempre puse en práctica estas metodologías en mi vida personal, y hoy me doy cuenta que lo que me mantenía alejado de la experiencia de la liberación emocional, eran mis miedos protegidos por un sistema de creencias que mas bien me aprisionaban mas que me liberaban.

Siempre quise lograr libertad financiera pero, sentía que por algún mecanismo inconsciente no me lo permitía. Sabía además que la libertad financiera era el resultado de la libertad emocional pero por alguna oculta razón, no me daba el permiso. Sin embargo, algo fascinante ocurrió en mi vida hace algunos días y si me permiten, lo quiero compartir en este post.

Una muy querida amiga, ex ejecutiva de una importante compañía dedicada al mundo de la estética, me contó que toma la decisión de iniciar su propio emprendimiento en un negocio realmente fascinante pero que, funcionaba con el esquema de “redes de mercadeo”. Me contó que había tomado la decisión de cambiar su vida, dejar el yugo del empleo y lograr la vida financiera que ella se merecía. No les puedo contar lo que me pasaba emocionalmente mientras la escuchaba; un cumulo de emociones “encontradas” y mis mas perversas creencias se manifestaban en mi mente mientras le escuchaba y me di cuenta en ese instante, del inmenso cúmulo de miedo que habitaba en mi; de mi necesidad de realizar un cambio en mi vida pero una parte muy poderosa prefería sufrir. Obviamente me invito a incorporarme y transitar por ese nuevo sendero desconocido para mi.

Me encontré con las creencias mas perversas: “este negocio no es para ti”, “este negocio te va a desperfilar” y el siempre mas temido “que va a decir la gente que te admira y te  respeta”

 

Decidí mirar mis creencias de frente; decidí atravesar mis miedos, sentirlos, observarlos e integrarlos, decidí salir de mi zona de acostumbramiento y liberarme y créanme que, más allá de lo que el negocio en cuestión signifique para mi en mi futura libertad financiera, siento que me liberé, siento que por primera vez a mis años, me atrevía a cruzar mis miedos y paradigmas y bueno, si me equivoco, confío en que la vida amablemente me irá mostrando las señales para recalcular rumbos.

Por supuesto que mi mente se lleno de ideas para plasmar esta experiencia en una escuela de Lideres emprendedores el la cual muy luego seguramente les contaré.

Yo se que muchos de ustedes que leen este post también tienen sus sueños atrapados, se que se mantienen “escondidos” en esos espacios mentales que no son mas que prisiones auto construidas. A ustedes, les invito a cruzar esas fronteras, a ir detrás de sus anhelos mas profundos con libertad, ahora bien, ese tránsito hacia la libertad emocional que no es otra cosa más que dejar de depender de los externo y de los demás, se hace cuando decides ver cara a cara tus miedos con amabilidad y descubrir todas esas creencias que aun crees que son ciertas! Aunque no lo crean mis queridos amigos vivir la vida que se merecen, está detrás de este puente que logras cruzar, donde sólo hay paz y bienestar y ese es un derecho de todos.  Y si alguno de ustedes quiere acompañarme en esta aventura, créanme que serán muy bienvenidos!!

Comments are closed.